Nacidos para correr

Nacidos para correr, Christopher McDougall“Desmontando un mito” podría ser el subtítulo de esta obra de Christopher McDougall que trata sobre una de las aficiones de este periodista: correr. Y es que en este libro de unas 400 páginas nos relata cómo las zapatillas deportivas de última generación (con una amortiguación mayor bajo la premisa de proteger las articulaciones y músculos) son en realidad más un lastre que una ayuda a la hora de evitar lesiones. ¿Verdad o mito? Eso ya está en la creencia de cada uno y, sobre todo, en la experiencia propia.

El relato parte de una premisa bastante sencilla y común: un aficionado a correr se encuentra con que cada dos por tres una lesión le impide practicar su deporte favorito. Una tendencia que continúa a pesar de gastarse cada vez más dinero a la hora de elegir sus deportivos. Bajo el subtítulo de La historia de una tribu oculta, un grupo de superatletas y la mayor carrera de la historia, McDougall nos acerca a los tarahumaras, una tribu mexicana en la que todos sus miembros recorren kilómetros y kilómetros cada día, a la carrera, sin sufrir ningún mal de este tipo. Y lo hacen con unas simples sandalias de cuero a pesar de la dificultad del terreno -las montañas de las Barrancas del Cobre- y sin importar la edad… tanto jóvenes como mayores ya que “uno no deja de correr porque se hace viejo, uno se hace viejo porque deja de correr”.

Pero la historia no queda ahí. El autor no sólo nos cuenta su experiencia y su acercamiento a los tarahumaras, sino que consigue introducir (sin perder un ápice de interés ni resultar tedioso) diferentes estudios realizados por biólogos y antropólogos que demuestran que tras usar durante años zapatillas con más amortiguación hemos olvidado cómo se corre. Creen que, al perder el pie contacto con el suelo y perder movilidad dentro del calzado, ya no nos guía sobre cómo debemos apoyarlo para evitar lesiones. Habla incluso de diferentes equipos de atletismo que dos o tres días a la semana se dedican a entrenar descalzos precisamente para aprender a correr.

Un relato muy interesante por tanto y que recomiendo mucho ya que, aunque no seas un apasionado de correr o del deporte, realmente tiene una lectura muy amena a la par que interesante. A mí me ha sorprendido, no esperaba que me gustase tanto. El autor ha sabido cómo conjugar a la perfección todos los elementos que en el libro quería introducir. Y aunque me ha gustado todo en conjunto… si me tengo que quedar con algo es con la filosofía de los tarahumaras más alla de pensar si las zapatillas te ayudan o te entorpecen. La creencia de que pasarte horas corriendo es más una satisfacción, una evasión de las dificultades del día a día y no una tortura cuyo objetivo es entrar en un pantalón de talla inferior. Y sobre todo, que una carrera no es una competición, sino un acto de compañerismo para ayudarse unos a otros a superar retos.

Una filosofía que se resume en unas de las frases de Caballo (ya le conoceréis entre las páginas de Nacidos para correr), “correr debe ser un acto de libertad”.

PUNTUACIÓN

9

Anuncios

3 comentarios en “Nacidos para correr

  1. Pingback: No pienses, corre | entre líneas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s