Ensayo sobre la ceguera

Ensayo sobre la ceguera, José Saramago.Ensayo sobre la ceguera es tan bueno como duro. Ningún libro me ha hecho sentir esa rabia, esa impotencia, esa angustia… hasta el punto de tener que parar de leer unos minutos antes de retomarlo. ¿Cómo me puede gustar tanto entonces? Porque es una obra de arte. Por un lado, la prosa de Saramago es indescriptiblemente buena, brillante, una narrativa además compleja, nada fácil de leer, que te obliga a leer con los cinco sentidos puestos si quieres enterarte de la historia. Pero que, a cambio, te sumerge como pocos autores en la historia que nos cuenta. Y, por otro, ese relato desgarrador sobre lo que el ser humano es capaz de hacer cuando se ve abocado a unas condiciones extremas e imposibles de soportar. Se pasa mal, sin duda, pero si te gusta la leer y los buenos libros, es imposible dejarlo pasar. Y es que es una historia de esas que te llegan, te agarran, te hacen sentir como muy pocos y no se te olvida en la vida.

Como bien apunta el título, la ceguera es el eje de este ensayo. Una epidemia que se propaga rápidamente y que no sólo traerá consigo la pérdida de visión, sino que sacará a flote los peores instintos que llevamos en nuestro interior. Todos se verán afectados por esta “enfermedad” excepto una persona: la mujer del médico. Sin embargo, aunque no se vea afectada, decidirá simular su ceguera con tal de acompañar a su marido al campo de concentración donde los afectados permanecen recluidos. Un ambiente en el que no recibirán un trato propio de personas y que traerá consigo la salida a flote de sus instintos más primarios, dejando a un lado cualquier concepto ético. Como siempre se ha dicho: gana el más fuerte. Y ese campo presenciará una auténtica lucha de leones por ver quién consigue salir adelante.

Pero lo importante de este libro, como buen ensayo, es la reflexión que va dejando entre líneas. Mientras lo lees e incluso días después, no puedes dejar de pensar en qué parte de razón o no tiene. Cómo actuaríamos cada uno de nosotros en ese tipo de situación. ¿Llegaríamos a realizar algunos de los actos que encontramos en el relato? La primera intención siempre es negarlo con absoluta contundencia, aunque realmente es imposible ponernos en esa piel y saber cómo actuaríamos. Seguramente Saramago tenga más razón de la que queremos creer ahora mismo.

PUNTUACIÓN

10

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s