La vida era eso

La vida era eso, Carmen Amoraga.La portada y el título dan ya una pista de lo que vamos a encontrar en este libro de Carmen Amoraga: un relato que apuesta por la naturalidad, la espontaneidad, la vida más allá de las apariencias. Una narrativa además que, a pesar de emplear en todo momento la tercera persona, genera una proximidad entre el lector y los personajes como pocos libros consiguen. La historia parte de un duro revés, un fallecimiento, algo que provocó que dudase mucho de que me terminase gustando el libro. No soy amiga de esos inicios dramáticos. Pero nada más lejos de la realidad. Un hecho triste, que afecta y remueve sin duda la vida de la protagonista, pero que se refleja tal cual es alejado de exageraciones dramáticas. La naturalidad a la que aludía al principio. Como curiosidad, añadiré que la protagonista, Giuliana, es argentina. Y es inevitable leer este libro sin poner ese acento argentino en tu mente mientras recorres sus palabras.

La vida era eso narra la historia de Giuliana, una mujer casada con dos hijas y que lleva una vida normal, cotidiana, con sus más y sus menos como cualquiera. Sin embargo, la detección de un cáncer a su marido, William, y el posterior fallecimiento de éste, provocará un cambio drástico en su día a día. A partir de ese arranque, vamos a ir conociendo más sobre una mujer que se define como “antipática” ya que le cuesta relacionarse con la gente -pero también divertida aunque ella no lo sepa-, que tiene sus virtudes y sus defectos, que intenta superar ese dolor por la muerte de su marido con dificultad, que comete errores en el camino, que reconoce que no vivía un matrimonio feliz y que incluso cabría la posibilidad de que, de no haber muerto Will, pudiera hoy ser una mujer divorciada en lugar de una viuda, que refleja con gran naturalidad que ninguna vida es de color de rosa pero que eso no nos impide ser felices a nuestra manera, o tener muchos momentos de felicidad. Giuliana luchará por ser feliz sin olvidarse de Will, irá superando sus propias barreras, aprenderá a cuidar sola de sus dos hijas… y no, no se trata de conseguir un final feliz comiendo perdices… sino de demostrar que la vida, por dura que sea a veces, esconde momentos que merece la pena vivir y que debemos aprovecharla mientras esté ahí.

Es una obra muy personal, que profundiza muy bien en el carácter de la protagonista, muy cercana… y que desprende ese rayo de optimismo dentro de lo que es la vida: un vaivén de momentos buenos y malos. En definitiva, que llegué a él con muchas ganas de leerlo y me ha gustado aún más de lo que esperaba. Os aseguro que merece la pena leerlo.

PUNTUACIÓN

9

Anuncios

Un comentario en “La vida era eso

  1. Pingback: Lo mejor y lo peor de 2014 | entre líneas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s