El gato que venía del cielo

El gato que venía del cielo, Takashi HiraideLa literatura japonesa y yo no nos llevamos nada bien. Y debo asumirlo ya antes de embarcarme en otra nueva lectura que me confirme esta teoría más que probada. Pero, aún así, hay una parte de mí que debe creer que hay algún libro dentro de esta categoría que aún puede gustarme y no lo he descubierto… es el único motivo que encuentro a que siga intentándolo a pesar de mis estrepitosos fracasos.

Pues bien… el nuevo intento tiene nombre, El gato que venía del cielo. Pensé que un libro cuyo protagonista es este animal tenía más posibilidades de gustarme que el resto. Pero nada oye, que ni con ésas. Otro libro más de autores japoneses que me parece una auténtica tortura. Y es que, como ya viene siendo habitual, aunque el tema principal del relato parezca evidente, los autores se dedican a divagar una y otra vez sobre mil asuntos diferentes, poniendo en boca del protagonista todo lo que se les pasa por la mente. Sea lo que sea. Como si fueran mentes prodigiosas que elaboran teorías súper complejas que deben ser compartidas con el resto de la humanidad. En definitiva: un libro soporífero. Y no, no tengo nada en contra de su autor, Takashi Hiraide, porque como ya he dicho es algo general contra este tipo de literatura… pero ahora mismo me agobio sólo de pensar que tuviera que leer otro libro suyo (si lo tiene, algo que ni voy a intentar averiguar).

El relato narra la historia de un joven matrimonio japonés que vive en una bonita casa con un bonito jardín. Un jardín en el que un día aparece Chibi, así llaman al pequeño gato que llega por sorpresa a su hogar pero cuyas visitas se irán haciendo cada vez más frecuentes. Ambos se encariñan con el pequeño felino y van narrando el acontecer de cada día esperando su llegada y mientras está con ellos. El matrimonio, en especial él, se encariñan tanto con él que incluso dudan en cambiarse de casa para no perderle de vista.

Y la historia no da para mucho más la verdad… muchos os dirán que tiene una narrativa pausada como la vida de los personajes, o que se dedica a recrear la belleza de ese jardín o vete tú a saber qué historias más. Pero vamos, la realidad es que es un aburrimiento supremo. Y sí, me gustan los libros pausados de vez en cuando… pero una cosa es un libro pausado que se adentra más en las emociones de las personas que en las acciones, y otra es un libro que se atonta con el volar de una mosca y carece por completo de historia.

Y sí, le voy a poner un 2… no porque crea que merece más allá de un 1… sino porque al menos tiene la decencia de nombrar al gatito en cuestión en el libro y porque me gustan los gatos. Pero vamos, no vayáis a animaros a leerlo por este motivo.

PUNTUACIÓN

2

Guardar

Anuncios

5 comentarios en “El gato que venía del cielo

  1. Me encanta tu reseña y que compartamos opinión sobre la literatura japonesa. Yo probé hace años con “Tokio Blues” de Murakami y no me quedan ganas de volver. A lo mejor algún día me animo e insisto como tú en buscar alguno que se adapte a mi estilo, pero de momento, la literatura japonesa y yo mantenemos las distancias.

    • Un gatín no garantiza el éxito de un libro, pero creo que la literatura japonesa es muy amplia y el mejor ejemplo no es precisamente Murakami, al que yo también empiezo a aborrecer.

      • Ya lo creo que un gatín no garantiza éxito alguno… quizás Murakami no sea el mejor ejemplo pero es lo más accesible o que más suena y al final pruebas con eso. Pero vamos, que aquí tienes a otro autor y más de lo mismo.

  2. Pingback: Resumen libros 2015 | entre líneas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s