No me dejes (Ne me quitte pas)

85_GrungeLas historias que narra Màxim Huerta en este libro son muy entrañables, humanas, cercanas… y el escenario es difícil que sea mejor: las calles de París; y aún así no ha conseguido ni engancharme ni gustarme, al igual que me ha ocurrido con otros libros del autor. ¿Por qué? No lo tengo muy claro, quizás sea simplemente que la historia no ha terminado de encajar conmigo y que algunos matices de la narrativa también me han llegado a resultar pesados. Eso sí, también debo reconocer que me ha encantado volver a recorrer las calles de París con este libro y escuchar la música que suena en sus páginas.

Uno de los fallos de la narrativa, para mí, ha sido la constante alusión al narrador… queda bien de forma puntual, como algo gracioso y original, pero cuando se repite muchas veces te aburre ya que lo quieres es escuchar a los personajes de la historia. Esa presencia constante y esos comentarios que deja resultan excesivos, cansan. También reconozco que esa pequeña alusión que hace a Lolita en un momento del relato me puso los pelos de punta, aunque bien es cierto que luego descubres que nada tiene que ver con esta historia… una que es sensible con ciertos libros que aborrece.

En fin, que tengo sensaciones encontradas porque reconozco que se deja leer bien y las historias son preciosas… con lo cual creo que a cualquiera podría gustarle, pero tiene algo que no me termina de convencer.

No me dejes (Ne me quitte pas) transcurre en las calles de París y cuenta la historia de diferentes personas, muy diferentes entre sí, pero cuyas vidas se cruzan. Por un lado está el señor Dominique Brulé, un florista que vive solo tras la muerte de su mujer y que se refugia en las flores para seguir viviendo y sonriendo. Por otro, la joven Violeta, una chica que llega a París huyendo de Madrid y de lo que allí le ha ocurrido, intentando dar esquinazo a los problemas y dejar atrás una vida con la que ya no se identifica. Una decisión que supondrá un cambio muy importante en su vida. Y, por último, las amigas Mercedes y Matilde, dos señoras emigrantes que viven solas pero que se tienen la una a la otra mañana tras mañana, con su café, su paseo, su visita a la floristería y esas pequeñas cosas del día a día que son las que nos mantienen en pie. Un compendio de historias paralelas en las que unos les resultarán de gran ayuda a los demás mientras vamos desgranando la vida e historia de todos ellos.

Historias que nos permiten contrastar la realidad de hace 30 años y la de ahora… cuando una mujer sin un marido apenas podía hacer nada más que resignarse, vivir sola y buscar cualquier pequeño trabajo. Impedimentos que no tienen las mujeres de hoy en día aunque se vean en situaciones aún más complicadas. Y un pequeño canto a esas pequeñas cosas de cada día, a la amistad, a la importancia de compartir momentos y tener cerca a gente que está ahí cuando lo necesitamos y que saca lo mejor de nosotros mismos.

PUNTUACIÓN

5

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s