Los herederos de la tierra

103_grungeHace tantos años que leí La catedral del mar que ya apenas recuerdo pequeños trazos de la historia… pero aún así, en cuanto supe que su autor, Ildefonso Falcones, había publicado la continuación, decidí leerlo rápidamente por el buen recuerdo que tenía del primero. Casi 900 páginas en las que, al igual que en la primera parte, conoceremos de forma pausada y al detalle la historia de la vida del protagonista. En este caso, de Hugo Llor, hijo de un marinero fallecido que, a sus doce años, trabaja en las atarazanas de la ciudad gracias a la generosidad de un viejo conocido para los lectores, y prohombre de la ciudad de Barcelona en la historia: Arnau Estanyol. Un chico humilde que luchará por hacer sus sueños realidad en un momento social muy complicado.

Nada más comenzar la lectura, el autor ya realiza diferentes conexiones con el libro anterior para reducir la distancia de años en la lectura de uno y otro y que, a raíz de ahí, podamos seguir contruyendo la historia de una ciudad del siglo XV a través de las vivencias de sus personajes.

Hugo Llor es un joven de familia humilde que trabaja en las atarazanas para cumplir su sueño: trabajar como constructor de barcos… un sueño que se ve truncado por la intervención de la familia Puig. El eterno conflicto de los Estanyol y los Puig tendrá un nuevo capítulo en este libro del que Hugo saldrá perjudicado al enfrentarse a éstos… tendrá que abandonar las atarazanas y buscarse la vida mientras se oculta de esta poderosa familia. Gracias a la buena acogida que le hace en un primer momento una familia judía y su capacidad de esfuerzo y trabajo irá logrando salir adelante con alguna que otra dificultad. A través de sus idas y venidas y su lucha por sobrevivir, conoceremos la situación de los judíos en la Barcelona de la época, el trato a los esclavos, las guerras por la monarquía y el poder absoluto que ejercen las jerarquías en la sociedad del siglo XV.

Una época difícil, en la que no sólo la clase social de nacimiento marcaba de forma drástica el destino de cualquier persona sino que además los nobles hacían y deshacían a su capricho sin autoridad que se les pusiera por medio. Una sociedad feudal que sigue muy vigente en la época y que si bien irá desapareciendo vive un gran momento. Así nos encontramos una ciudad dividida por clases, con miles de esclavos aún en la ciudad y con poderes muy marcados y absolutos: el de los nobles y monarcas y el de la Iglesia. Personalmente no es una época que me llame en exceso la atención, pero la narración del autor nos permite conocer a grandes rasgos la situación que se vivía y sentir curiosidad. Por una parte me ha gustado ese acercamiento pero por otra reconozco que se me ha hecho muy tedioso, y es que esa enumeración de guerras y cambios de poder en ocasiones se extiende demasiado.

También ahonda en ocasiones en exceso en la producción del vino, otro de los ejes del libro y que marcará la trayectoria profesional del protagonista… pero no sé por qué esa parte no me ha resultado nada aburrida. He sentido más curiosidad que otra cosa por ese complicado proceso del que esta sociedad del siglo XV desconoce aún casi todos los procedimientos que hoy en día se utilizan para conservarlo en buen estado durante años.

Los herederos de la tierra no es una narración de grandes acciones, sorpresas o giros narrativos… es un libro cuyo valor reside en que, sin esos grandes alardes y tan sólo con la historia de una familia consigue mantenerte enganchado desde la primera página hasta la última, con unos personajes muy bien hechos y desarrollados a lo largo de la historia. Aunque lo mejor para mí es esa lucha constante de los personajes por cumplir sus sueños en medio de una sociedad que se empeña en negárselo, y la importancia que se da a todos los sentimientos en la novela, con episodios de venganza y odio pero también con una importancia suprema de la lealtad, el amor, la dignidad o el compañerismo.

PUNTUACIÓN

7

Anuncios

Un comentario en “Los herederos de la tierra

  1. Totalmente de acuerdo en casi todo, especialmente en lo pesadas que se hacen en algunos momentos las guerras entre gobernantes, reyes, papas y nobles. Por lo demás, un libro bien narrado, bien escrito y descrito que merece la pena leer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s