Cartas cruzadas

104_grungeComenzar a leer un libro tan sólo por su autor y porque te llama la atención el título tiene un grave riesgo: que no sea nada parecido a lo que tú pensabas. Y eso es justo lo que me ha ocurrido con Cartas cruzadas. Después de haber leído una novela de Markus Zusak, La ladrona de libros, me esperaba algo de esa envergadura y quizás también ese estilo de ambientación, de contexto. Peronada más lejos de la realidad. Cartas cruzadas es un libro que, de primeras, te desconcierta, no sabes muy bien qué esperar de él ni por dónde va a tirar. Y, a medida que avanza, al menos en mi caso, comienzas a sentir un poco de conexión con la historia pero no llega a ser total. Hay partes con las que creas esa sintonía y otras que la rompen de forma constante a lo largo del libro. Creo que el motivo es lo extraño y rocambolesco de la historia: no sabes muy bien dónde encajar todo lo que ocurre en el libro ya que mezcla sentimientos humanos con los que empatizas con situaciones demasiado planificadas y extrañas que te chocan. Y sí, ya sé que una novela es para dejar volar la imaginación, pero no puedo evitar que haya situaciones que encajen mejor en mi cabeza que otras.

Cartas cruzadas nos trae la historia de Ed Kennedy: un joven mediocre, sin aspiraciones ni ilusiones en la vida, que no lucha por nada en ningún ámbito de su vida y que trabaja como taxista en el pequeño pueblo donde siempre ha vivido. Pasa los días entre el trabajo, su perro Doorman y las partidas de cartas junto a sus amigos Marv, Ritchie y Audrey – de quien siempre ha estado enamorado-. Pero una situación extraña cambia su vida y es con la que comienza el relato de este libro: Ed se ve encuelto en el atraco a un banco y es una pieza clave para salvar la situación. A raíz de ahí, comienza a ser conocido en el pueblo como un pequeño héroe -algo que él detesta puesto que no cree que así sea- y, lo más llamativo de todo, comienza a recibir ases de la baraja con “instrucciones” para llevar a cabo en el pueblo. Tendrá que hacer frente a casos de muy diferentes tipos, a pesar de que siente que él no es capaz de hacer nada realmente importante en la vida.

Es un libro con una gran moraleja: todos y cada uno de nosotros, por muy “normales” o mediocres que nos sintamos, tenemos la capacidad y el derecho de luchar por nuestros sueños y de llegar a donde nos propongamos. Aunque a veces nos cueste verlo y necesitemos un empujón como Ed. Más allá de eso, reconozco que el libro me ha dejado bastante indiferente, la historia no me ha convencido demasiado y no es un libro que vaya a recomendar a nadie. Así que con lo único que me quedaría es precisamente con esa moraleja que trae Cartas cruzadas entre líneas… y sí os recomendaría encarecidamente que acudáis a este libro sin ningún tipo de idea previa ni lo hagáis porque os hayan gustado otros del autor.

PUNTUACIÓN

5

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s